Home
¿Quienes somos?
Boletines
Opiniones
Servicios
Histórico
Contáctanos
   
 



                                      FONDO MUTUALISTA DEL SUTERM UNA DEUDA CON LOS              ELECTRICISTAS DE LA COMISION FEDERAL DE ELECTRICIDAD         


                   Desde 1994 dura la lucha jurídica de un grupo de jubilados, pensionados y retirados del SUTERM que demandan la reintegración de las aportaciones al Fondo Mutualista en los términos de la ley de lo que denominaron Fondo Mutualista por Defunción.       

Para validar la procedencia de estas demandas es conveniente ubicar sus orígenes y su marco jurídico.        Las organizaciones sindicales que dieron origen al SUTERM, (Sindicato Único de Electricistas Trabajadores Electricistas de la República Mexicana); son el Sindicato Nacional de Electricistas Similares y Conexos de la República Mexicana (SNE), y el Sindicato de Trabajadores Electricista de la República Mexicana (STERM), tenían consignada esta prestación por parte de la Comisión Federal de Electricidad (C F E); El SNE en la clausula 77 y el STER en la clausula 54 de sus respectivos contratos colectivos del bienio (72-74); En ambos casos se establecía la obligación de CFE de una aportación anual y una que aportaba cada trabajador catorcenalmente.      

En el pacto de unidad del 27 de septiembre de 1972 que celebraron el SNE y  el STERM, en la última clausula (décima primera) precisamente se establece que los fondos de defunción de ambos sindicatos se fusionaran y comenzaría a operar un fondo único a partir de 1973.      

 El primer contrato colectivo del SUTERM (74-76) efectivamente consignó esa prestación en la clausula 70, en términos similares a los de las clausulas que fueron su antecedentes, incluyendo la obligación de CFE de una aportación anual ($350.00/Trabajador) para una “Fundación Nacional de Ayuda Mutua” y en la clausula 73 inciso b), a su vez se establecía la obligación de CFE de descontar del salario de los trabajadores el concepto de “Fondo Mutualista”.      

 Aquí aparece el primer agravio a los trabajadores, nunca se les informo a cuánto ascendía el descuento que se aplicaba y si las aportaciones de CFE solo se destinaban al fondo de defunción o a que otros conceptos.        Con cambio de ubicación las disposiciones anteriores se mantuvieron en las distintas revisiones contractuales hasta la del periodo 88-90, excepto que en la revisión 82-84 la referencia en la clausula 70 a una “Fundación Nacional de Ayuda Mutua” se cambio para referirse al “Fondo Mutualista”.  En el contrato 88-90 la aportación de CFE para el “Fondo Mutualista” ascendía a $2,000.00/Trabajador, pero en la revisión para el periodo 90-92 la clausula que obligaba a la CFE a la aportación a dicho Fondo fue eliminada y el descuento a los trabajadores para ese mismo Fondo, se modificó en descuento para un seguro de vida contratado con la Aseguradora Obrera, en razón de que el 25 de abril de 1990, en el Expediente III-1398/90 de la Secretaria Auxiliar de Huelgas de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, los representantes legales del SUTERM y CFE convinieron la eliminación del Fondo Mutualista en la cláusula Vigésima Sexta, en virtud de haberse sustituido el citado fondo por el Seguro Colectivo Obrero, acordándose suprimir también, la mención al Fondo Mutualista del SUTERM en todas las cláusulas en que se haga referencia al mismo, adecuando su texto en la forma en que sea convenido en cada caso.             

Lo anterior es atentatorio de los intereses de los trabajadores en los siguientes aspectos;  Se exime a CFE de la obligación de contribuir a un “Fondo Mutualista”, o sea, es una prestación perdida y más grave aún, al sustituir ese Fondo por un Seguro de Vida, al no proporcionar información sobre el valor y destino de su Capital o Remanente, ni de las razones de esa Sustitución, lo que hasta la fecha no se les ha notificado oficialmente a los electricistas.         

Las clausulas desaparecidas indicaban que el Fondo Mutualista, estaba constituido según las Disposiciones Reglamentarias, de otra manera carecería de legalidad; Y justamente la “Ley General de Instituciones y Sociedades Mutualistas de Seguros”, señala la obligación de informar a los asegurados de una sociedad Mutualista, sobre todo cambio en la naturaleza de la sociedad, sobre la cuantía de los remanentes y sobre el derecho de percibir esos remanentes en caso de liquidación, todos estos son aspectos incumplidos por los administradores de la dirección del SUTERM.      

 Por lo anterior asiste todo el derecho de los demandantes, en exigir el cumplimiento de la ley y mientras la dirección del SUTERM y principalmente al Sr. Víctor Fuentes del Villar, Secretario General,  permanezcan sordos a esos reclamos verán aumentar el número de litigantes y el nivel de sus acciones jurídicas y políticas hasta no ver atendidos sus derechos, que hasta hoy la justicia les regatea